Chöd: Cortar a través del ego

Chöd, literalmente significa “cortar” o “cortar a través”. Es una práctica espiritual conocida también como “el uso provechoso del miedo” o “el cultivo de generosidad”. Chöd es una práctica ritual que se utiliza para eliminar todos los apegos, la negatividad y el autoengaño. Así mediante el ofrecimiento compasivo de todo lo que somos a otros seres dejamos de identificarnos con nuestro ego y mostrar nuestro verdadero Yo.  Chöd combina todos los elementos del budismo tibetano en una sola práctica con la intención de provocar una experiencia directa de la Luz Pura Interior y de la Sabiduría Original.

Con este fin, la práctica incluye evocaciones elaboradas de diversas clases de seres sutiles, e implica cortar y transformar imaginariamente el propio cuerpo en objetos y sustancia que sirvan como ofrendas a dichos seres. Chöd utiliza un recitado melodioso, tambores, campanas y trompetas; y se practica generalmente en lugares que provocan temor, tales como cementerios, desfiladeros remotos o cuevas.

Chöd es por consiguiente una mezcla sutil del camino budista a la iluminación originario de India, y una forma antigua de ritual chamánico Bon introducido por la venerable yoguni Machig Labdrön nativa de Tibet. Fue la fusión de estas dos corrientes lo que produciría la emergencia de una forma muy avanzada de chamanismo que se ha elevado al nivel más alto de perfección en virtud de su fusión con las más profundas enseñanzas de Mahamudra.

La actitud general de la práctica del Chöd es que el meditador no renuncia al mundo para protegerse a sí mismo de las emociones aflictivas como en el enfoque del budismo Theravada, sino que deliberadamente evoca estas emociones al entrar en situaciones o encontrarse con detonantes que las hagan surgir para poder cortar a través de ellas, para poder atravesarlas y usarlas en el camino de la liberación (realización completa del Ser).

El ego: generador de demonios

La tradición Occidental generalmente asocia los demonios con seres monstruosos o lo que se llama el diablo, pero Machig nos dice que esos demonios oscuros, enormes y aterradores no son los demonios reales. En un sentido espiritual, los demonios reales son todo lo que obstaculiza o interfiere con el logro de la liberación de nuestro Ser de la rueda del samsara (ciclo de las reencarnaciones) o estado de rigpa. Y de acuerdo a esto, entonces no hay demonio más grande que el aferramiento a identificarnos a un yo. Cuando uno corta a través de este demonio del apego a la apariencia del yo, esto mismo elimina a los demás demonios sin excepción.

Machig resume como sigue la visión del Chöd respecto de los demonios: “El origen de todos los demonios es la mente misma, cuando la sabiduría intrínseca (rigpa) o la conciencia se aferra a la idea de un objeto externo entonces está atrapada por un demonio, así mismo la mente está sucia y distorsionada cuando una imagen mental se toma de forma errónea como un objeto real. Es de esta manera entonces, que todos los objetos internos o externos que son concebidos por la mente como si fuesen reales, generan por consiguiente deseo, aversión o ignorancia y deben ser vistos como demonios, ya que ellos previenen la realización de la clara luz de la vacuidad de la naturaleza de la mente que es el Mahamudra”.

Tradicionalmente el Chöd define cuatro tipos de demonios que deben ser cortados. Los primeros tres derivan del apego al ego y el cuarto es el aferramiento al yo o al ego en sí mismo. En la terminología del Chöd, el término “nyen” literalmente arrogancia u orgullo, debe ser entendido en el sentido de una identificación errónea de un yo, por consiguiente el demonio de la identificación con el yo (nyen che) es la causa del apego a la realidad de los fenómenos tangibles e intangibles, y estos también deben ser considerados demonios.

Para resumir, mientras haya un ego o un yo hay demonios, donde no hay ego, tampoco hay más demonios. Si no hay ego no hay “objetos” que deban ser cortados, y ya no hay más temor o miedo. Libre de todos los apegos, la sabiduría emergente da nacimiento a la comprensión de la naturaleza de todos los fenómenos, a esto se le llama el fruto de la liberación de los 4 demonios alcanzando el más elevado estado de conciencia o rigpa.

Beneficios del  Chöd

Chöd lleva practicándose en el Tíbet desde hace un milenio. Chöd tiene el objetivo de lograr la iluminación completa en esta vida, en este mismo cuerpo. Con este fin, se perfecciona rápidamente la acumulación de sabiduría y méritos, y así Chöd nos permite:

  • Limpiar el karma acumulado a lo largo de miles de vidas. Esto ayuda a tener claridad y poder alcanzar nuestras metas en esta vida.
  • Purificar los cinco elementos del cuerpo, las emociones y la mente, lo que permite sanarnos de muchas afecciones.
  • Armonizar la tierra y el medio ambiente, ya que bendice el lugar en que se practica.
  • Experimentar de la verdadera condición de guerrero espiritual, lleno de generosidad y compasión.
  • Despierta la Sabiduría Original.


Si sientes que puedo ayudarte en tu camino no dudes en contactar conmigo:
telf: 653618411
email: comala2013@yahoo.es
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::